jueves, 19 de mayo de 2011

ganado bovino

Ganado bovino PDF Imprimir E-mail
Los bovinos son los mamíferos rumiantes, con el estuche de los cuernos liso, el hocico ancho y desnudo y la cola larga con un mechón en el extremo. Son animales de gran talla y muy aprovechados por el hombre para su sustento y su beneficio económico. Una de las grandes actividades de la que son protagonistas es la Ganadería. Por ejemplo, en un país como Colombia, ésta práctica es una de las principales actividades financieras, teniendo como eje la crianza, venta y aprovechamiento de los productos derivados.

El ganado bovino está destinado generalmente a la manufactura de la leche y de carne. La obtención cárnica empezó a desarrollarse a finales del siglo XV, como una producción precaria, de escasos recursos, comercialización y de poco consumo. Pero para desgracia de éstos animales, con el tiempo empezó a desarrollarse a gran escala. Los vacunos, además de utilizarse para éste fin, comenzaron a ser usados como animales de carga de mercancías, tiro del arado, proporción de pieles y más tarde de leche y derivados.

Esta actividad aplicada de manera intensiva, usa una gran cantidad de tecnología, con el fin de obtener el máximo beneficio en el menor tiempo posible. Los animales son estabulados bajo factores ambientales controlados, como luz, temperatura y humedad, para garantizar un menor gasto de energía y una mayor producción de carne y leche. Aunque muchos la sustentan, argumentando su eficiencia y asegurando que se adapta a la demanda del mercado, no evalúan los graves perjuicios que esta trae, no solo para los animales, sino también para el medio ambiente.

Entrando en detalle con el tema de la explotación láctea, se conoce que las vacas deben parir un ternero por año, para mantener una producción “optima” de leche y en procura de que pasen el menor tiempo posible secas(improductivas). Estos terneros son separados de sus madres a los pocos días, las hembras son estabuladas y alimentadas con teteros para evitar que consuman gran parte de la leche de sus madres y disminuir la impronta, los machos son descartados y llevados al matadero y son los que dan origen a los llamados “embutidos de ternera”. La separación forzada, el destete a muy temprana edad y la estabulación, son factores desencadenantes de estrés y sufrimiento. La evidencia neurofisiológica ha demostrado que muchas especies animales poseen mecanismos neurológicos que son homólogos al procesamiento de emociones humano. No se supone que todos los animales posean la misma calidad compleja de emociones como los humanos, pero emociones fundamentales como miedo, ansiedad y frustración si son muy evidentes en estos animales.
El espacio es uno de las principales necesidades que se les niega a los animales en éste entorno, principalmente en la ganadería intensiva. Las necesidades de espacio se detectan a través de las conductas de los animales. Los vicios de establos, los movimientos estereotipados y las automutilaciones son algunas de las manifestaciones de inconformidad que lo demuestran. En el extremo contrario, en la ganadería extensiva, que son los sistemas tradicionales de producción donde los animales permanecen libres en los potreros, la mayoría cuenta con una gran cantidad de espacio, pero son sometidos a las inclemencias ambientales, ya que son terrenos deforestados donde solo crecen gramíneas y no hay árboles para protegerse del sol y la lluvia, causándoles graves problemas de salud.
Por su parte, la producción de carne no es muy diferente pues animales que en estado natural podrían vivir hasta 30 años son sacrificados en tan solo 36 meses. Solo en 72 municipios de Colombia, para el año 2008, se sacrificaron en las “plantas de sacrificio autorizadas” conocidas como mataderos, un total de 2.525.550 (147.061 solo en Medellín) cabezas de vacunos. Más de 2 millones de animales que vivieron en pésimas condiciones y murieron en manos de humanos indolentes en tan solo un año. Y sabemos que estos datos son parciales, porque a estos se le suman los animales que son sacrificados en mataderos clandestinos, en solares y patios de casas de pueblos, donde ni siquiera se cuenta con unas mínimas condiciones higiénicas, ni un mínimo de conocimiento de bienestar animal y sacrificio incruento.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada